Boda en Cortijo de Enmedio

Cuando Olimpia me dijo que me habían elegido para acompañarlos el día de su boda me puse super contenta porque sabía que iba a ser una boda cuidada hasta el último detalle, de esas que me encanta y además la noche de San Juan, la más mágica del año.

El día de su preboda en la playa ya me enamoré de ellos; de su naturalidad, de su manera de mirarse y de como se divierten el uno con el otro. Después de la sesión nos fuimos a tomar unas cañas y Olimpia me contó muchos detalles que estaban preparando para su boda y a medida que me contaba cosas más ganas tenía que llegase el día.

Para la ocasión Olimpia eligió a Sofia de you and me project para que le diseñase su vestido a medida. Una pieza única de plumeti y encaje con unas flores preciosas rosa palo salpicadas por los hombros y la espalda. Los zapatos, regalo de sus amigas, fueron los rockstood de Valentino, chulísimos. Del ramo de flores se encargó Carolina Bouquet y para completar el look la pieza que más me gustó, una corona de pistilos de cera de azahar que lució su tatarabuela el día de su boda en 1874, una auténtica maravilla.

Por su parte, Herman llevó un chaqué gris de Silbon y una corbata de flores y palmeras de Doctor Mutton.

La boda tuvo lugar en el Cortijo de Enmedio, una bonita casa andaluza reconvertida para celebraciones ubicada en plena vega de Granada.

La ceremonia civil fue en el jardín del cenador con sillas de bambú puestas en círculo alrededor de la pareja. Una de las primas de Olimpia cantó “Somewhere over the rainbow” mientras ella se acercaba a un novio muy emocionado. Otro de los grandes momentos fue la lectura de sus votos, creo que no hubo ningún invitado incluida la fotógrafa que no se emocionara con las palabras que se dedicaron el uno al otro.

La celebración fué tipo cóctel, con varios puestos distribuidos por todo el espacio alumbrado por luces de verbena y sonando de fondo el grupo Hula Hula (Dry Martina). Una boda sin protocolos, muy libre donde lo importante era divertirse y disfrutar de la fiesta.

Unas semanas después, quedamos para hacer una sesión de postboda en la finca de la familia de Olimpia; un lugar idílico que os enseñaré más adelante.


































































































¡Bienvenidos!

Soy Isa Molina, fotógrafa de bodas y parejas que se quieren. Aquí encontrarás reportajes completos de bodas, sesiones de pareja y pedidas de mano sorpresa.

BODAS

PAREJAS